10 Consejos para fortalecer el Sistema Inmunológico

10 Consejos para fortalecer el Sistema Inmunológico

Fortalecer Sistema Inmunológico

Descubre 10 consejos para fortalecer el sistema inmunológico este invierno.

En Invierno, nuestras defensas están muy activas y trabajan cada día. Es muy importante sostenerlas durante este proceso, porque son muchos los virus, bacterias y tóxicos a los que estamos expuestos.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmunológico humano es una defensa muy compleja que nos protege de invasores extraños como bacterias, virus y parásitos. También es responsable de la reparación del desgaste diario del organismo y de la curación de las lesiones.

El sistema inmunitario patrulla continuamente nuestro cuerpo para encontrar, y sencillamente destruir, las células que muestran signos de haber perdido los mecanismos de regulación y que, eventualmente, pueden ser las semillas de otras patologías.

Como todo sistema orgánico, necesita de ciertos nutrientes para funcionar correctamente. Pero además, es muy importante tener en cuenta el estilo de vida. En este artículo te comparto 10 herramientas sencillas para mantener el sistema inmunológico firme y alerta.

10 herramientas para fortalecer el sistema inmunológico.

Alimentos ricos en Vitamina C: los pimientos, el perejil, las naranjas o el boniato son alimentos ricos en vitamina C. Este nutriente promueve la función de los glóbulos blancos, encargados de curar los tejidos dañados y combatir las infecciones. También ayuda a acelerar la respuesta de las células inmunes.

Alimentos ricos en Vitamina B6: las nueces, los garbanzos, los granos enteros o los frijoles son alimentos ricos en vitamina B6. Ésta ayuda al cuerpo a producir anticuerpos (glóbulos rojos) y mantener la función neurológica óptima y estable.

Vitamina B12: esta vitamina debe ser ingerida a través de suplementación, en caso de que no consumas alimentos de origen animal. Contribuye a la formación de proteínas importantes para el sistema inmunológico y el ADN.

Alimentos ricos en selenio: las hortalizas, las nueces de Brasil, los piñones, el ajo o el champiñón contienen grandes dosis de selenio. Este mineral es esencial para conseguir una respuesta inmunitaria correcta: juega, además, un papel primordial en la función antioxidante del organismo.

Alimentos ricos en cobre: los granos enteros, las patatas, las nueces y las legumbres son alimentos ricos en cobre, esencial para el mantenimiento de un sistema inmune sano. Es un mineral que lleva a cabo funciones tan importantes como la producción de energía, de tejidos conectivos y de vasos sanguíneos.

Exposición al sol: una exposición de 10 a 15 minutos diarios al sol, en las horas menos agresivas (de 8h a 11:00h y de 16:00h a 19:00h en Invierno), sin protección solar es fundamental para absorber la vitamina D. En caso de no disponer de tiempo o vivir en un país donde anochece muy pronto, una suplementación natural es fundamental. Esta vitamina estimula el sistema inmunitario adaptativo: aumenta el número de linfocitos Th2, produciendo un efecto antiinflamatorio y mejorando los mecanismos de eliminación de
los patógenos.

Buena gestión del estrés (ya sea laboral, familiar o personal): el estrés es el primer factor oxidativo del organismo. Se ha demostrado que el estrés psicológico crónico disminuye el número de células B, que son aquéllas que producen anticuerpos, así como la funcionalidad y la actividad de las células NK (linfocitos), responsables de la destrucción de células infectadas y células cancerosas.

Deporte: el deporte, practicado de forma consciente, aumenta el número de anticuerpos si el ejercicio se adapta a tus necesidades y se practica frecuentemente. Una práctica excesiva o agresiva puede, sin embargo, debilitarlo. Es importante que escojas la modalidad que a ti te hace sentir bien: yoga, pilates, natación, ciclismo, senderismo, la danza…

Calidad de sueño: el sueño refuerza la respuesta inmunitaria innata, que es la primera línea de defensa ante las infecciones. Durante el sueño, aumenta la memoria inmunológica, incrementando la capacidad del organismo para defenderse ante una infección futura. Sin un sueño reparador, las defensas no pueden batallar correctamente. Apaga los dispositivos móviles dos horas antes de acostarte, ilumina tu estancia con luz cálida y escucha música relajante o frecuencias soporíferas como alpha, theta o delta…

Respiración consciente: una respiración profunda y prolongada nos permite eliminar más toxinas del cuerpo, reduciendo así el trabajo del sistema inmunitario. Además, las partículas extrañas y las células del sistema respiratorio estimulan al sistema inmune para que libere macrófagos y linfocitos como barreras de protección. El oxígeno brinda energía al cuerpo y a sus células: todo los sistemas necesitan de su néctar.

 

Y sobre todo, no dejes que estos 10 consejos te creen ansiedad. Puedes practicar uno de ellos cada semana e ir, poco a poco, incorporándolos en tus hábitos.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento del sistema inmune, puedes descargarte GRATIS mi Ebook digital: “Cómo fortalecer el sistema inmunológico” desde la HOME de mi página web.

Sin comentarios todavía.

Los comentarios están cerrados.