Aceite de Coco – 6 Mitos Detallados

Aceite de Coco – 6 Mitos Detallados

El nuevo reporte que ha publicado recientemente la American Heart Association [1] en el que analiza la relación del consumo de grasas saturadas y la incidencia de enfermedades cardiovasculares a despertado mucha polémica con el uso del aceite de coco, un aceite vegetal muy rico en grasas saturadas del que en la última década se ha hecho mucha propagada de sus múltiples beneficios para la salud.

A raíz de esta publicación algunos médicos cardiólogos estadounidenses [2] han hecho declaraciones en contra de este aceite. Sujetan sus razonamientos a que se trata de una grasa saturada más sin hacer mención a los consistentes estudios que van más allá, y que respaldan sus propiedades positivas para el cuerpo, debido a su composición molecular y su rol dentro del organismo humano.

Antes de seguir hablando del aceite de coco, me gustaría deja claro que dentro de una filosofía COME LIMPIO procuramos no usar aceites vegetales, sean saturados, monoinsaturados o poliinsaturados. La idea dentro de una alimentación limpia es no consumir alimentos densamente concentrados (sin agua) y buscar siempre las opciones más entera e integrales posibles. Fuentes de grasas saludables como los aguacates, las aceitunas, los frutos secos y semillas, e incluso pescado azul (si se consumen productos de origen animal) sería nuestra prioridad.

Aún así, los aceites vegetales siguen estando muy presentes en las cocinas así que preferiblemente vamos a buscar siempre las mejores opciones. Desde el punto de vista COME LIMPIO quiero exponer mi apoyo sobre su elección por encima de otros aceites vegetales u otras formas de grasas saturadas, así que a continuación doy mi opinión sobre algunas declaraciones recientes.

#1- El aceite de coco incrementa el colesterol.

El aceite de coco sí eleva el colesterol. Estudios demuestran su efecto en el incremento de LDL (colesterol no bueno) a la vez que también tiene una sorprendente y «potente» (como cita el artículo de Harvard Health Publications) capacidad de incrementar los niveles de HDL (colesterol bueno) mejorando así la ratio LDL-HDL y su efecto sobre la colesterolemia es positivo. [3]

#2- El aceite de coco sube los niveles de triglicéridos.

Sabemos del cierto que los triglicéridos elevados en sangre son consecuencia directa de la ingesta de productos refinados como las harinas y los azúcares. Así que una ingesta de aceite de coco no será el culpable de tener sus niveles desajustados, es más contribuirá a su mayor regulación. [4] [5]

#3- El aceite de coco ayuda a perder peso.

Tanto sobre el aceite de oliva extra virgen como el de coco extra virgen se han realizado múltiples estudios.

Los ácidos grasos saturados que se encuentran en el aceite de coco (86%) son triglicéridos de cadena media (TCM) en más de un 67%, una propiedad en la que se han fijado muchos doctores que trabajan con problemas de sobrepeso ya que los TCM se metabolizan directamente en energía en el hígado, y aumentan el metabolismo basal. Por esos las personas que usan aceite de coco para cocinar tienen mayor facilidad para perder peso.

Un estudio demostró que consumir ácidos grasos de cadena media ayuda a reducir la grasa corporal y los triglicéridos más que los ácidos grasos omega-6- Pasadas 8 semanas, los resultados del control mostró que el grupo que tomó TCM habían perdido más peso, grasa corporal y subcutánea, además de una bajada del 15% en sus niveles de triglicéridos y colesterol malo (LDL) [6] [7]

No obstante, no deja de ser una grasa y como tal es un alimento altamente concentrado en calorías las cuales si no se usan sí se transforman en reservas de grasa y contribuyen a la ganancia de peso. No deberíamos usar más de 2 cucharadas de aceites vegetales al día. Como sabéis, siempre preferiblemente evitarlas y consumir las grasas enteras.

#4- El aceite de coco debe tomarse a cucharadas y en ayunas

Para experimentar sus beneficios no hace falta tomarlo ni en ayunas, ni a grandes cantidades ni consumirlo en crudo. Mi recomendación es usarlo en cocciones con temperatura y en moderación, de hecho es el único aceite vegetal que uso para cocinar, (en el caso que use aceites) ya que su punto de humeo es a 177*C, más elevado que otros aceites vegetales insaturados como el aceite de oliva o el de girasol, lo que permite cocinar con él sin que se oxide ni enrancie (= sustancias tóxicas) [8]

#5 – El aceite de coco es de baja calidad

Hay personas que relacionan este tipo de aceite con su uso en el recubrimiento del interior de las latas de comida. Aquí existe una confusión porque el aceite que se usa en ese caso es el refinado de palma, un tipo de aceite que se extrae y tiene unas propiedades muy diferentes que el de coco. El aceite de coco del que estamos hablando y el que debemos usar es el no refinado, el cual se extrae sin usar ningún agente químico y con el único proceso físico del prensado de la pulpa de sus cocos.

#6- El aceite de coco es bueno como cosmética natural

Sí, lo has escuchado bien, es más, en casa tengo un bote de aceite de coco más grande en el baño que en la cocina. Como cosmética natural le doy múltiples usos, desde desmaquillante, a exfoliante (mezclando un poquito de bicarbonato o sal de calidad con en el aceite; para hidratar las puntas del cabello hasta para fortalecer mis encías, emblanquecer mis dientes y evitar caries (tiene un efecto antibacteriano) con la técnica de “oil pulling”.

Una vez más aquí me hago la pregunta, ¿se trata otra vez de un conflicto de intereses? Encontrar remedios naturales y económicos no resulta rentable para el sistema médico público, “no business, no money”.

Mi conclusión final pero, es que los aceites vegetales en referencia a la cocina deben evitarse y encontrar las grasas necesarias para el cuerpo en alimentos enteros como las aceitunas, los frutos secos, las semillas o los aguacates.

 

Bibliografía:

1-http://circ.ahajournals.org/content/early/2017/06/15/CIR.0000000000000510

2-https://www.usatoday.com/story/news/nation-now/2017/06/16/coconut-oil-isnt-healthy-its-never-been-healthy/402719001/ 

3-https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3146349

4-https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19156155

5-https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9701177

-6 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK209064/

7-https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12975635 

8- http://www.veghealth.com/nutrition-tables/Smoke-Points-of-Oils-table.pdf 

Tags:
Sin comentarios todavía.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies