depuración Tag

El cuerpo humano es muy sabio y está perfectamente diseñado.

A lo largo del día dentro de nuestro cuerpo se generan millones de funciones orgánicas y reacciones bioquímicas. Éstas de forma natural generan residuos metabólicos, llamados comúnmente radicales libres. Estos son, en gran parte, los responsables del daño, envejecimiento y degeneración celular. Como el cuerpo humano es muy sabio y está perfectamente diseñado, tiene sus mecanismos para combatirlos y expulsarlos.

Todos hemos escuchado sobre los antioxidantes, fito y micronutrientes que ayudan a prevenir y reparar los daños causados por los radicales libres. Gran cantidad de estos antioxidantes provienen de los alimentos que consumimos día tras día. Donde los encontramos en mayor cantidad es en los alimentos de origen vegetal, en especial frutas y verduras frescas.

Por otra parte, para eliminar estos compuestos perjudiciales para nuestra salud, el cuerpo humano tiene también diseñado un mecanismo de depuración natural. Éste se activa principalmente en la noche, durante nuestras horas de descanso, y está formado por órganos vitales como son el hígado, los riñones, nuestros pulmones, y la piel. Es por eso que al despertar solemos orinar de inmediato, tenemos la piel de la cara más grasosa o tenemos mal aliento y la lengua blanca. Es también durante las primeras horas de nuestro día que solemos tener el primer movimiento intestinal.

Factores externos contaminantes del cuerpo

Cada día estamos expuestos a múltiples factores externos contaminantes. Desde el aire que respiramos, el agua que tomamos, los productos de higiene y de limpieza que usamos y no son naturales, los alimentos procesados que consumimos y los ingredientes que no son orgánicos y que comemos.

Todos sus componentes químicos, en mayor o menor cantidad son también absorbidos por nuestro cuerpo. Por ejemplo, el 60% de todo aquello que aplicamos en nuestra piel es absorbido por los poros y pasa a nuestro torrente sanguíneo. Una vez dentro de nuestro cuerpo, a nuestros órganos vitales que hacen de filtro y depuran nuestra sangre se les va "acumulando más tarea". Gracias a que estos funcionan correctamente, o simplemente funcionan, seguimos vivos, pero no siempre en su máxima capacidad o eficacia debido a un cúmulo de toxinas que acaban dañando también sus tejidos ya que no las acaban de depurar.

Así como cambiamos o limpiamos los filtros de la piscina, el coche o el aire acondicionado para que funcionen mejor a través de seguir unas rutinas de limpieza, lo mismo podemos hacer con nuestro cuerpo, que a diferencia de los dispositivos mencionados al inicio de este párrafo, sí funciona 24 horas al día, durante los 365 días del año.

Seguir determinados hábitos de salud y llevar una alimentación más consciente y natural contribuyen a que los órganos vitales puedan aliviar su "carga de trabajo" y puedan repararse o descongestionarse para poder seguir trabajando a su máxima capacidad. Además despejar nuestro cuerpo de residuos tóxicos nos aporta ligereza, vitalidad, bienestar y muy buen humor. Nos ayuda a recuperar nuestros niveles de energía.

Dicho esto, aquí van mis 8 consejos a incorporar a tu día a día y que te ayudarán a iniciarte a un viaje DETOX de pies a cabeza. ¿Te subes al tren?!

alergias-evitar-natural

Alimentación limpia, higiene del hogar y otras terapias

Narices rojas, ojos llorosos, estornudos y pañuelos por todas partes… ¿os suena? ¡Ya estamos en tiempo de primavera! Cada vez hay más personas que las sufren pero, por suerte, también es verdad que cada vez más se están buscando alternativas naturales para combatirlas. Y es que los efectos secundarios de los antihistamínicos no son los más deseados… buscamos deshacernos de los picores y estornudos para seguir con nuestro día pero la medicación nos pone “groguis”. Además no supone una solución del problema sino un parche hasta la próxima primavera.

El problema y motivo principal por el que cada vez más la gente padece de alergia estacional es porque el organismo está sobrecargado de toxinas que acumulamos y absorbemos a través del aire, del agua, de la ropa, de los productos de higiene personal y de los alimentos que consumimos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies